Un equipo de investigadores liderado por el investigador del CEIGRAM Jon Lizaso, ha llevado a cabo un estudio sobre los efectos de las elevadas temperaturas en la producción de maíz, analizando durante 3 años la fenología y el rendimiento de sus componentes. En el proyecto han participado investigadores del CEIGRAM, en colaboración con IFAPA, la Universidad de Oviedo, miembros del Postgrado de Hidrociencias del Colegio de Postgraduados de Texcoco (México) y de la Universidad de Castilla-La Mancha.

El estrés térmico supone una de las principales amenazas para la producción actual y futura de maíz. La adaptación de este cereal a las condiciones climáticas del futuro dependerá, en parte, de una mejor comprensión y conocimiento de la respuesta de los cultivos a temperaturas elevadas. Con este propósito, se han llevado a cabo mediciones de campo a través del cultivo del mismo híbrido de maíz de temporada corta (FAO 300) PR37N01 durante tres años consecutivos (2014, 2015, 2016)  en tres lugares españoles con regímenes de temperatura distintos: Asturias, Aranjuez y Córdoba.

La información obtenida en los análisis ha sido complementada con tres años de experimentos en invernadero con el mismo híbrido, aplicando tratamientos de calor en varios momentos críticos del ciclo de cultivo. En este caso, se monitorizaron la fenología de los cultivos, el crecimiento, el rendimiento de los granos y los componentes del rendimiento. Una función beta optimizada mejoró el cálculo del tiempo térmico en comparación con el estimador del umbral con una temperatura base de 8º C y óptima de 34 ° C.

Los resultados de este estudio mostraron que las temperaturas más cálidas aceleran los índices de desarrollo resultante en fases vegetativas y reproductivas más cortas (de aproximadamente 30 días para todo el ciclo). El estrés térmico no causó un retraso de la floración femenina en relación con la masculina, al menos en el rango de temperaturas (una temperatura máxima de hasta 42,9 ° C en el campo y de hasta 52,5 ° C en el invernadero) utilizado en este estudio. Estos resultados también mostraron que el rendimiento de grano de maíz se reduce bajo estrés por calor, principalmente a través de la viabilidad del polen, que a su vez determina el número de kernel, aunque también se ha detectado un efecto menor pero significativo del componente femenino.

Los resultados revelados por las mediciones fueron utilizados para simular el desarrollo de cultivo, el crecimiento y su rendimiento bajo condiciones cálidas de temperatura del modelo de maíz CSM-IXIM, disponible en el Sistema de Soporte de Decisión para la Transferencia de Agrotecnología  (DSSAT), con el propósito de mejorarlo. Para ello, se llevaron a cabo dos fechas de siembra en 2014 y 2015 y una en 2016 en tres localizaciones españolas distintas en el norte, centro y sur peninsular, así como en dos invernaderos, mostrando unos resultados satisfactorios pese a ser necesarias pruebas adicionales con un rango latitudinal de mediciones más amplio y las temperaturas pertinentes.

Descargar estudio sobre el impacto de altas temperaturas en maíz

Descargar estudio sobre la mejora del modelo IXIM

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies