Instituciones de la talla de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) advierten sobre los riesgos en la agricultura en sus respectivas páginas web. La preocupación está justificada. Como apuntan desde la oficina norteamericana, “el riesgo es un aspecto importante del negocio de la agricultura”, pues incertidumbres referentes a las condiciones meteorológicas, los rendimientos, los precios, las políticas gubernamentales, los mercados globales y otros factores pueden provocar fallas en los ingresos agrícolas. Para el USDA, “la gestión del riesgo consiste en elegir entre alternativas que reducen los efectos financieros que pueden derivarse de tales incertidumbres”.

Así, desde el Departamento norteamericano distinguen cinco tipos generales de riesgo: riesgo de producción, riesgo de precio o mercado, riesgo financiero, riesgo institucional y riesgo personal o humano.

Riesgo de producción: tiene que ver con la incertidumbre que provoca el crecimiento de los cultivos y el ganado. Dentro de este tipo de riesgo, factores como el tiempo, las enfermedades o las plagas pueden provocar mermas en la calidad y la cantidad de las cosechas.

Riesgo de precio o mercado: se refiere a la incertidumbre sobre los precios que el productor recibirá por sus bienes, o los que estos deben pagar por los insumos. “La naturaleza del riesgo de precio varía significativamente de un producto a otro”, señala el USDA.

Riesgo financiero: las deudas de los propietarios de las granjas se ven a menudo acompañadas por el aumento de las tasas de interés, las devoluciones a prestamistas o las restricciones del acceso al crédito.

Riesgo institucional: se deriva de la incertidumbre que provocan las decisiones gubernamentales. El Departamento de Agricultura de los EE. UU. pone como ejemplos las leyes de impuestos, las regulaciones para el uso de químicos, las normas para la eliminación de residuos animales y el nivel de los pagos de los precios o de apoyo a los ingresos.

Riesgo humano o de personal: se refiere a factores personales que pueden afectar al funcionamiento de las explotaciones, como los accidentes, las enfermedades, o los divorcios.

El análisis que hace la OCDE sobre la gestión de riesgos en agricultura es mucho más extenso. Consúltelo aquí.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*